Los fieles católicos conmemoraron esta semana la muerte y resurrección de Jesús. Desde la representación de la entrada de Cristo en Jerusalén entre ramas de olivo y hojas de palma, hasta su crucifixión; este fue el espíritu con el que celebraron los fieles católicos.